ellibano.es

El Sur

Aunque esta zona siempre ha sido muy castigada, tanto en la guerra civil como en la ocupación israelí y los bombardeos que realizan estos cada cierto tiempo, el viaje que realizaréis hacia el sur será un trayecto muy agradable pues todo el rato se va al lado de la costa y se contemplan los huertos de naranjos y limoneros y otras plantaciones.

Con la  primera y pequeña ciudad portuaria que nos encontraremos será Sidón (Saida), una de las ciudades de Líbano con más encanto. Con al menos seis mil años de historia, y en época de fenicios ya rica y famosa, posee entre sus tesoros; el llamativo castillo del Mar (Qalaat al-Bahr), de la época de los cruzados, ubicado sobre una pequeña isla que conecta con tierra mediante un puente; bellas mezquitas, como la Gran Mezquita y la mezquita Bab al-Saray, la más antigua de Sidón; los antiguos zocos abovedados en el corazón de la ciudad; los caravasares, el más famoso y mejor conservado, Jan al-Frany, construido por Fahr ed-Din en el s. XVII; los distintos hammam; y el Museo del Jabón, en el interior del zoco, que explica toda la historia y los utensilios que se requieren en la fabricación de este.

En los alrededores de Sidón se puede visitar el templo Eshmon, situado en un enclave idílico, además de ser verdaderamente interesante por los distintos restos arquitectónicos que reúne de diferentes épocas.

Tiro (Sur)
será la siguiente ciudad más importante que encontraremos, con la mayoría de su población chií, al igual que gran parte del sur. Sus orígenes también se remontan al tercer milenio antes de Cristo. Se piensa que los pobladores de Sidón la fundaron para tener otro puerto. La parte antigua de Tiro se encuentra en la pequeña península que se introduce en el mar, la ciudad moderna se halla al otro lado y, si seguimos por la costa, llegaremos al puerto antiguo con sus coloridos barcos y zocos otomanos. Detrás de él se encuentra el barrio cristiano con sus estrechas calles y por último están las ruinas arqueológicas, por las que se ha declarado a Tiro Patrimonio Mundial por la UNESCO, y  las cuales constituyen una parte muy representativa de la ciudad. Se dividen en tres partes; las impresionantes ruinas de al-Mina, de época romana y bizantina, las de al-Bass, que albergan el hipódromo romano mayor y mejor conservado del mundo, y las medievales en el centro.

Para finalizar, aunque hay lugares muy distintos, según las preferencias, para  visitar en los alrededores de Tiro, aquí resaltaremos el Castillo de Beaufort (Qalaat al-Shaquif), emplazado en una de las cordilleras más altas de la  región, que es lo que ha provocado que todos los invasores quieran  conquistarlo a lo largo de la historia, ofrece unas fabulosas vistas de los alrededores. El merecido valor estratégico que tuvo en la antigüedad ha hecho que hasta en época moderna se haya querido ocupar, como sucedió durante la invasión del ejército israelí que estuvo allí durante veinte años, hasta que Hezbullah consiguió que lo abandonasen.
www.viajas.com
www.viajas.com
www.viajas.com
www.viajas.com