ellibano.es

Trípoli

Trípoli (Tarabulus) es la segunda ciudad más grande de Líbano. Posee numerosos edificios históricos al igual que zocos medievales y un puerto (al-Mina). Se puede dividir esta ciudad en dos partes, la primera la que corresponde a la ciudad moderna y antigua, y la segunda la que engloba  al-Mina, la zona portuaria.

En la zona del puerto podremos realizar un tranquilo paseo que será muy agradable. Lo más destacable de esta zona es la Torre del León (Bury as-Sabaa) del s. XV. Frente al puerto, se puede visitar en barca la formidable reserva natural de las Islas de la Palma. La zona del puerto es una zona también con comercios, restaurantes y cafés que aprovechan la cercanía al mar.
Trípoli es famosa por su arquitectura mameluca de la que es un claro ejemplo su zoco, ubicado en la Ciudad Antigua y con fama de ser el mejor de Líbano. Muchos de sus edificios al igual que las calles son de los s. XIV-XV. Algunos de los elementos más importantes que destacar en el paseo por el zoco son; la Ciudadela de Raimundo de Saint-Gilles, que domina por completo la ciudad, distintas madrasas (escuelas coránicas) , alguna aún en uso, mezquitas, la más importante la Gran Mezquita de Trípoli del año 1294. Esta tiene a su lado la madrasa más importante que es la de al-Qartawiyya.

También se podrá observar los famosos hammams (baños turcos), algunos de los cuales pertenecen al siglo XIII, como el hammam an-Nuri . En el-Abed, único baño en funcionamiento, todavía es posible disfrutar de un auténtico baño turco.

También hay que ver los distintos caravasares (edificios que servían de albergue a las caravanas que entraban en la ciudad), como los de jabón, en el pasado muy apreciados, y el de los sastres.
Dejamos Trípoli a un lado, y nos iremos al este para recorrer el famoso Valle de Qadisha, en el que hay numerosos lugares y pueblos que visitar. Se dice que el Valle de Qadisha es uno de los lugares más hermosos de Líbano por su belleza natural pues posee paisajes realmente impactantes, además de su historia. Esto le ha valido ser considerado Patrimonio Mundial por la UNESCO.

Como hemos dicho, hay numerosos pueblos que visitar, reservas naturales y sobre todo un sinfín de monasterios y grutas, aquí destacaremos los más emblemáticos, como por ejemplo, la reserva natural forestal de Horsh Ehden, que posee uno de los mayores bosques de cedros de Líbano y donde se encuentra el 40% de la flora que existe en este país. Aquí se encuentra el pueblo de Bsharré, célebre por ser el lugar de nacimiento del  escritor Gibrán Khalil Gibrán y por ser bastión de la falange cristiana maronita. En este lugar se puede visitar el museo que hay dedicado al poeta. Está instalado en un monasterio del s. XIX donde está enterrado. Cercano a este lugar hay un sendero que nos llevará a la gruta de Nuestra Señora de Lourdes, y a una tumba fenicia. Además a unos 7 Km. nos podremos
adentrar por una profunda gruta muy interesante llamada de Qadisha.
El bosque de los cedros está a 4 Km. de Bsharré. El reducto de estos bellos árboles está situado en las laderas del Yebel Makmel, y es lo único que queda del extensísimo bosque que antiguamente cubría el Monte Líbano.  

Y finalmente, en el fondo del Valle de Qadisha podremos encontrar múltiples monasterios, santuarios y grutas, además de pueblecitos, ubicados en preciosos enclaves naturales, y que hacen honor a los diferentes santos locales. Uno de los más famosos es Deir Mar  Shaia  (Monasterio de San Eliseo)  por su belleza y por ser donde se fundó la orden maronita libanesa, primera en ser reconocida oficialmente por la iglesia católica romana.
www.viajas.com
www.viajas.com
www.viajas.com
www.viajas.com