ellibano.es

Desde la II Guerra Mundial

En 1940, Francia fue invadida por Alemania y por lo tanto Siria y Líbano quedaron bajo control del Gobierno Colaboracionista de Vichy hasta julio de 1941. Los franceses prometieron la independencia pero ante los violentos enfrentamientos se fue prolongando la situación anterior. En Líbano, las distintas facciones religiosas y políticas se unieron en 1943 para proclamar el Convenio Nacional Libanés, mediante el cual, basándose en los censos de 1932, se establecía que el presidente sería cristiano maronita, el primer ministro, sunní y el portavoz de la Cámara, shiíta. En noviembre de 1943, el presidente libanés Bishara al-Khoury promulgó una legislación en la que se borraba cualquier referencia a la Autoridad Francesa en la Constitución. Los franceses, furiosos, arrestaron al presidente y a los miembros del gabinete. No obstante, los Estados Unidos, Gran Bretaña y los estados árabes apoyaron al Líbano y por lo tanto, Francia comenzó en 1944 el traspaso de poderes y la retirada. La independencia se proclamó en 1946.

Líbano tuvo en esa época muchos problemas políticos y económicos, entre ellos la devaluación del franco francés y la creación del estado de Israel, lo que supuso la expulsión de unos 750000 palestinos, de los que una gran parte fue a asentarse al sur del Líbano.
Líbano es un país pequeño y esto supuso un elemento importante de desestabilización a lo largo de los años, tanto por el número de personas como por Israel, que aprovechaba esta coyuntura para bombardear estas áreas. Posteriormente, las desesperantes consecuencias que trajo consigo la guerra de 1967 como los nuevos territorios ocupados por Israel, aunque Líbano no participase, impulsó una gran actividad guerrillera en los campos de refugiados palestinos que había, especialmente en el sur.
La situación interior de Líbano conoció una creciente degradación desde 1969, por los enfrentamientos entre los cristianos de una parte, y los musulmanes y progresistas junto con los palestinos de otra, así como por los ataques de Israel en la frontera sur. Por un lado, en un principio, se encontraban los cristianos maronitas, que consideraban a los palestinos acérrimos enemigos e intrusos, y cuya organización más poderosa era la de las Falanges dirigidas por Pierre Gemayel. También le acompañaban Camille Chamoun y los partidarios de Suleiman Frangié, presidente de la República desde 1970. Eran apoyados por Israel. Y por el otro lado, se encontraba la coalición propalestina; la principal organización aliada de estos que era el Partido Socialista Progresista y su dirigente Kamal Jumblat también al frente de un Movimiento Nacional o Frente de Partidos y Fuerzas Progresistas nacionales, del que formaba parte, entre otros, el Partido Comunista. Siria también intervino dependiendo del momento del lado de los diferentes bandos.

El Libano


En cada una de estas dos coaliciones subsistían numerosas divergencias de objetivos como se vería más adelante cuando también lucharon las distintas facciones de musulmanes entre musulmanes y cristianos entre cristianos. También algunos musulmanes se unían a los cristianos, y algunos cristianos se aliaron con los musulmanes y palestinos, mientras otros intentaron jugar un papel de mediadores. Esta situación se prolongó hasta el año 1989, fecha en la que se firmaron los Acuerdos de Taif, que produjo un último enfrentamiento que acabaría con el exilio del líder cristiano antisirio Michel Aoun, y en 1990 se alcanzó finalmente la paz.

Aún así, el sur del Líbano seguiría ocupado por Israel hasta el año 2000, año en el que tuvo que abandonarlo por los implacables ataques realizados por el grupo islámista Hizbullah. Aunque es un grupo de resistencia nacional, está formado por chiíes, minoría que en Líbano siempre ha sido muy pobre y marginada y, actualmente, la más numerosa.
Líbano siempre ha sido un país con un frágil equilibrio por su base en los distintos grupos confesionales, algo que ha servido a lo largo de toda su historia para que manos extranjeras aprovechen esto y creen el caos según convenga. Se dice que Líbano ha sido siempre el tablero de juego de muchos intereses externos que hacen que se definan en su escenario. A pesar de finalizar la guerra civil, en este país se han sucedido a lo largo de todos estos años asesinatos de importantes personalidades, como la del empresario Rafiq Hariri entre otras, con gran influencia en la sociedad y que no se han esclarecido, al igual que se han sucedido numerosos bombardeos israelíes que con la excusa de acabar con los palestinos o con Hizbullah han aprovechado de paso para destrozar el país, todas sus infraestructuras y acabar con la vida de miles de civiles. El último fue en el verano de 2006 en un ataque masivo por todo el territorio libanés. Después de esto, en un país que se recupera aún de las heridas de la guerra civil, a día de hoy, se está intentando conseguir un consenso político en crisis. En la actualidad, Emile Lahoud es el presidente, Fuad Siniora el primer ministro y Nabih Berri el presidente del Parlamento.

www.viajas.com
www.viajas.com
www.viajas.com
www.viajas.com